//
Estás leyendo...
Uncategorized

La burbuja medioambiental en ciernes y el gran negocio de las renovables.No me creo nada II

Unas reflexiones del presidente de la Sociedad Internacional de Ecología Industrial, Roland Cliff, el pasado 23 de septiembe en la contraportada de La Vanguardia, el cual decia, entre otras lindezas politicamente incorrectas, que “Usar bolsas de plástico en los hábitos de consumo diario es más sostenible que utilizar las de algodón, siempre que las de plástico se gestionen correctamente como residuo”, manifestacion que se enmarca dentro de su teoría sobre la teoría del Ciclo de vida que propone analizar los costes medioambientales de producción de los materiales frente a su “mera” reutilización. Cliff ha explicado que una bolsa de algodón debe usarse 150 veces para compensar su coste ecológico de producción, ya que contiene numerosos biopolímeros –polímeros que intervienen en los procesos biológicos, como las proteínas y los ácidos nucleicos–. y sostiene que esta premisa se mantiene siempre que las bolsas de plástico se usen en repetidas ocasiones y posteriormente se gestionen de forma correcta a través del reciclaje del plástico. “No es más ecológica una bolsa si después de un solo uso se tira al mar”, ha aclarado.

Parecido argumento, también políticamente incorrecto, podría aplicarse a la politica oficial de las energias renovables cuando se desvela que el coste energético del proceso de fabricación de una placa solar, ya sea para producción de calor o de electricidad, la denominada fotovoltáica, no es capaz de ser recuperado en términos de ahorro de emisión de CO2 de energías convencionales, aunque consiga ser utilizada durante toda su vida util. Es decir la emisión de CO2 ocasionada por la produccción de los distintos materiales necesarios para la fabricación de dichas placas: cristal, alumnio, silicio….., es mucho mayor que el ahorro derivado de su utilización como energia renovable. Entonces, ¿dónde está el truco?. Muy sencillo: las placas se fabrican en China, que es donde se emite el CO2 por su fabricación, China no suscribe ningún protocolo de Kioto o similar; Europa y EEUU sí los suscriben con matices, se ahorran algo de CO2 , quedan como chicos buenos …… pero compran las placas a China. Todos contentos, pero ¿saben cual es el precio de esas placas?: pues no es el real de fabricación, que es como debería ser si esto fuera normal, no, el precio de esas placas es el porcentaje que resulte de las subvenciones que se reciben de los gobiernos de turno. Esto se ha sabido cuando el gobierno español rebajó la prima de producción a las fotovoltáicas. De esta manera todos contentos. Es decir, el gran negocio.

Pero no solo es eso. En el caso de las placas solares para producción de calor, obligatorias en todos los edificios residenciales españoles desde la reciente aprobación del famoso CTE, Código Técnico de la Edificación, que tan pomposamente han vendido como adalid de la sostenibilidad medioambiental, resulta que, además de laobligación de instalar placas solares hay que instalar otro sistema alternativo de producción de calor convencional, eletricidad, gas o gasoil, puesto que tampoco se trata de dormir con saco de dormir o ducharse a la finlandesa (con agua fria después de una sauna) si desgraciadamente ese día el dios Eolo ha decidido descansar, lo que en invierno y aunque estemos en España, es más que frecuente, cosa que no hay que olvidar, ya que por estar en España precisamente, cuando más y mejor se produce el calor con el sol con placas solares es en verano y por el día, justo cuando lo que necesitas es lo contrario, frío (por cierto, tema que serviría de fuente de inspiración para Chiquito de la Calzada). Pero es que además de ser obligatorio, sí obligatorio, tener dos sistemas de producción de calor, cuando realmente solo se necesita uno, se precisa instalar otro sistema más, mucho mas pequeño pero mas caro, que es el de control, que se encarga de gestionar cuando y cómo funciona uno u otro, salvo que lo prefieras hacer tú solito a mano y entonces sí que los fabricantes de antigripales y sacos de dormir se iban a forrar. Es decir, otra vez, el gran negocio.

En resumen, lo de las renovables prece ser que tiene mucho mas de negocio que de sostenibilidad ambiental, lo que, inexorablemente, producirá, al igual que ocurrió con la actual burbuja inmobiliaria denominada “ladrillazo”, la Gran Burbuja Medioambiental o “panelazo”. Lo que no sabría predecir es cuándo.

Hotel Mas Passamaner
La Selva del Camp, 24 de septiembre de 2010

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “La burbuja medioambiental en ciernes y el gran negocio de las renovables.No me creo nada II

  1. Sinceramente, creo que no debemos tomarnos a chirigota el tema medioambiental. Ni por un lado, ni por otro. Concienciarse de que tenemos que cuidar el entorno es clave. Sobre todo, para los que de alguna manera vivimos de él (los hoteles rurales están muy enlazados con los recursos naturales, y la cocina que se pueda servir en sus restaurantes se realiza a partir de materias primas salidas de la naturaleza).
    Ni se deben criticar las medidas medioambientales porque se crea (o se confirme) que hay intereses creados detrás, ni se debe permitir que el medioambiente se emplee como herramienta política-electoral, etc.
    Al final, el mejor desarrollo sostenible es el más antiguo del mundo. El que siempre han empleado las personas que han vivido del medioambiente. Cada uno tenemos que hacer nuestra pequeña parte, nuestra pequeña contribución a que este mundo, en el que no olvidemos que ‘vivimos de prestado’, se mantenga en las mejores condiciones. Porque nosotros vamos a ser los que lo suframos directamente si no lo hacemos.
    Yo no creo que haya una burbuja medioambiental. No en el amplio sentido. Pero como siempre, cuando un negocio florece (y más uno en el que quien paga la cuenta es la Administración de turno) aparecen los 17 millones de buitres a tratar de sacar tajada de él.
    ¿Solución? Que no haya tajada. Que la generación de energía, que el control de emisiones, que la gestión medioambiental no genere beneficios a las empresas que participen en ellos. Que se trate de un servicio y punto. ¿Utópico? Totalmente. ¿Necesario? Tanto como el agua y el aire que tenemos que cuidar.

    Publicado por Ignacio Garbayo | septiembre 27, 2010, 3:59 pm

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ángel García Puertas
SUMMUM DESIGN GLOBAL PROJECTS

Enlaces

Estudio Lanzarote
Posada Real La Casa del Abad de Ampudia
Hotel Mas Passamaner
Summum Design
A %d blogueros les gusta esto: